Publicada el 13 de septiembre de 2018
El ayuntamiento es condenado a pagar unas obras del Viña Rock de la pasada legislatura tras el recurso presentado por Reacción Rock
El Ayuntamiento de Villarrobledo ha sido condenado al pago de 85.000 euros correspondientes a unas obras realizadas con motivo del Viña Rock durante la pasada legislatura, tras el recurso presentado en su día por la empresa Reacción Rock, organizadora del evento, a la que el consistorio reclamaba el pago.
Juan Luis Iñiguez, concejal de Economía y Hacienda, ha informado sobre la decisión adoptada por los tribunales, en torno a la gestión realizada la pasada legislatura por el PP en relación al festival, cuando se firmó un nuevo contrato para la gestión del Viña Rock, “con lo que Valentín Bueno, malvendió el festival, y estamos ahora viendo las consecuencias, para lavarse las manos respecto a uno de los festivales más multitudinarios de España y que más fama dan a Villarrobledo”.

La condena ha sido confirmada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla – La Mancha, y según ha detallado el concejal, es consecuencia directa del contrato firmado con fecha 25 de mayo de 2012, un año después de llegar el PP a la alcaldía de Villarrobledo.

Según establece la sentencia, el Ayuntamiento de Villarrobledo autorizó unas obras que eran exigencia en materia de seguridad para la celebración del Viña Rock. En Junta de Gobierno, el 5 de abril de 2015, se autoriza a la empresa Reacción Rock la realización de esas obras en el recinto del festival.

Juan Luis Iñiguez ha explicado que la empresa recurrió este acuerdo por considerar que, según el contrato firmado en su día, “no tenían que asumir el coste de ningún tipo de obras, y que todas las obras de mejora, acondicionamiento y seguridad concernientes al Viña Rock tenían que ser realizadas con cargo al Ayuntamiento”, y esta es la base del recurso presentado, y en fechas recientes confirmado por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla – La Mancha, lo que determina que las obras, por importe de 85.000 euros las debía pagar el Consistorio y no la empresa organizadora del festival.

Iñiguez ha remarcado que la base para esta sentencia en contra del Ayuntamiento de Villarrobledo es el contrato en su día firmado por Valentín Bueno, “lavándose las manos pero quedándose con el coste de todas las obras que hubiera que hacer para el acondicionamiento del recinto para la celebración del Viña Rock. El contrato fue un mal negocio para el Ayuntamiento, y ahora estamos viendo las consecuencias, con este pufo que tiene que asumir este equipo de gobierno, como consecuencia directa de la interpretación que hacen los jueces en cuanto lo que son las responsabilidades que atañen a cada una de las partes contratantes”.

Ha estimado que, en este asunto, el Ayuntamiento está en una posición de absoluta debilidad con este contrato respecto a la empresa, “y ahora tenemos que asumir estas cuestiones, sin participar en las posibles ganancias de un evento tan multitudinario como es el Viña Rock, y en una interpretación muy personal de este concejal, al final lo malo para el ayuntamiento y lo bueno para la empresa”.

Para Juan Luis Íñiguez, esta es la herencia recibid, un contrato “del que el PP presumía en aquel momento, y de la buena gestión que habían hecho, quitándose de encima el Viña Rock, y vendiendo que el Ayuntamiento iba a recibir 300.000 euros. Lo que no decía Valentín Bueno es que esa cantidad eran con IVA incluido, y por los 10 años de duración del contrato, con lo que al final nos queda que la aportación que hace la empresa es de 24.000 euros anuales, que no cubren en absoluto los costes en los que ha de incurrir el Ayuntamiento”.

Se ha preguntado donde quedaron las malas artes del PP, contra el que fuera concejal de Cultural, Antonio Arribas, “que sufrió los ataques y la ira del PP, con la presentación de una querella infundada, que los tribunales archivaron, en una de esas querellas políticas que, mezclada con mentiras como es la del coste 0 del Viña Rock tras el contrato firmado por el PP, nos da una idea de que una cosa es lo que el PP dice y otra la cruda realidad.

El concejal de Economía y Hacienda considera que el PP regaló a la empresa el festival, “y hoy vemos que, como consecuencia de esta sentencia, el Ayuntamiento se tiene que quedar con costes que en condiciones normales no tendría que haber asumido si se hubiesen hecho bien las cosas y no se hubiese firmado un contrato de manera chapucera como se hizo entonces, para quitarse el muerto de encima”.

Por último recordaba que antes de la llegada del PP al gobierno municipal en la pasada legislatura, habían venido afirmando el declive del festiva y que con ellos se revitalizó, “pero esto es algo que hay que interpretar sobre hechos reales como es el que tenemos sobre la mesa, que el PP nunca ha creído en el Viña Rock, y lo que hicieron fue regalarlo y no querer asumir ningún coste en el mismo, pero luego firmar un contrato que a las primeras de cambio demuestra que el Ayuntamiento está en franca desventaja respecto a la empresa en cuestiones tan claras como es hacer una obra de mejora en seguridad para el recinto, pero sea la empresa la beneficiaria en cuanto a taquillaje y el Ayuntamiento el que deba asumir los costes de esas obras”.