Publicada el 30 de mayo de 2017
Sobreseída la querella sobre las obras de la Bodega de Ventas de Alcolea
Con ellos también quedan archivados todos los delitos que se le imputaban a Juan Luis Iñiguez Perea.
El concejal de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Villarrobledo, Juan Luis Iñiguez, convocaba a los medios de comunicación para dar a conocer una reciente resolución del Juzgado de Instrucción Número 1 de esta localidad, con fecha del pasado 25 de mayo, por la que queda sobreseída y archivada la querella interpuesta por el anterior equipo de gobierno del PP y CIVI sobre las obras de la Bodega de las Ventas de Alcolea y los delitos que se le imputaban al citado concejal.

En la rueda de prensa, Iñiguez ha recordado que esta fue una querella política de más de 160 folios, presentada por un abogado afín al PP y en la que la entonces dirección de la televisión regional llegó a cubrir en directo dicha presentación. Según ha explicado, después de los ríos de tinta, declaraciones, plenos, comisiones de investigación e imputación de numerosos delitos por parte de Amalia Gutiérez y José Antonio Cabañero, la justicia ha decidido que la misma no iba a ninguna parte y no tenía consistencia alguna.

Iñiguez ha recordado como el abogado contratado por el por Amalia Gutiérez y José Antonio Cabañero que en su opinión deberían haber pagado sus servicios, presentó posteriormente al Ayuntamiento una minuta de 14.000 euros, "para que los vecinos de Villarrobledo corrieran a cargo con los gastos desorbitados, y cuya factura ha sido ahora impugnada por el consistorio".

El edil ha revelado que este asunto, que salió a prensa en julio de 2013, ha sido un verdadero "via crucis" para su persona. Cuatro años desde que José Antonio Cabañero salió diciendo que en estas obras había "gato encerrado", algo que Iñiguez ha considerado como una "vomitiva" estrategia política, con el único objetivo de "desacreditar y desprestigiar" a su persona.

Juan Luis Iñiguez ha señalado que la justicia, por fin, ha puesto a cada uno en su sitio, sobreseyendo y archivando las actuaciones sobre falsificación documental, prevaricación, cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, intrusismo y suplantación de personalidad.

Para el edil de Economía y Hacienda, lo que pretendían Amalia Gutiérrez y José Antonio Cabañero era imputarle un delito que le afectara en las elecciones, "sin base jurídica, engañando a los medios de comunicación, utilizando medios públicos para sacar rédito político contra el PSOE y Juan Luis Iñiguez, convirtiéndose ya en una estrategia habitual del PP para intentar ganar en los juzgados lo que no tiene la capacidad de ganar en la gestión diaria de la política de este Ayuntamiento".

Procede por tanto ahora, según ha señalado Iñiguez, exigir al PP que su imagen se limpie, "de toda esta porquería que ha llevado a cabo este partido", añadiendo que pese a que la justicia es lenta, acaba siendo justa, poniendo al PP como verdaderos mentirosos y a Juan Luis Iñiguez y a Juan Bautista Torrente en el lugar que merecen porque en ningún momento llevaron a cabo ningún delito.

Ha recordado Iñiguez que el PP se dedicó a poner muchas querellas políticas contra el PSOE, acusándoles de desviar fondos finalistas de la obra de la Avenida de la Mancha o la del festival Viñarock, que también fueron sobreseídas y archivadas.

"El PP es capaz de utilizar el dinero de los ciudadanos para judicializar la vida política, pero al final esa estrategia se les vuelve en contra y queda la justicia de las cuestiones", ha señalado el edil de Economía y Hacienda.