Publicada el 18 de mayo de 2017
Rosario Herrera reafirma el compromiso de los gobiernos local y regional por la sanidad pública
Ha dado a conocer los avances que se han producido en esta materia desde la llegada del actual gobierno regional
La primer teniente de alcalde y concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Villarrobledo, Rosario Herrera, ha reafirmado el compromiso de los gobiernos local y regional con la sanidad pública, contestando así a unas recientes declaraciones de la edil popular Belén Torres, en las que criticaba la acción del gobierno socialista en esta materia.

Para Herrera es curioso ver como los populares son ahora los que critican la gestión sanitaria del gobierno regional, cuando según ha señalado fueron ellos los que ocasionaron el mayor destrozo en este ámbito, llevando a cabo los mayores recortes que se conocen.

Ha recordado como el gobierno de María Dolores Cospedal despidió a más de 3000 profesionales, "lo que además de suponer un importante destrozo para esas familias, también lo supuso para la sanidad regional".

Herrera también ha apuntado como en Villarrobledo cerraron una planta del hospital. Por ello ha lamentado que Belén Torres exija su apertura, "cuando si no la hubieran cerrado ahora no se tendría que estar hablando de este tema y realizándose todas las costosas gestiones que hay que realizar para intentar su reapertura".

Rosario Herrera ha dado a conocer que el gobierno Cospedal redujo en un 30% el presupuesto en sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. Por eso, ha apuntado que ahora el gobierno de Emiliano García-Page está recuperando la sanidad "destrozada" estos últimos cuatro años por el PP que, según ha añadido, también trató de privatizar el Hospital General de Villarrobledo, "algo que afortunadamente no pudieron hacer por que perdieron las elecciones".

La concejala de Sanidad ha señalado que su gobierno tiene claros sus compromisos y prioridades, y uno de ellos es el apoyo a la sanidad.Por eso, según ha explicado, se paralizó la privatización del Hospital, apostando por un centro público y al servicio de los ciudadanos que fueron los que con sus impuestos lo financiaron.

Ha dado a conocer también Herrera que en estos dos años de gobierno de Emiliano García-Page ha descendido notablemente la lista de espera, pasando a 108.428 pacientes, 80.000 menos que con el gobierno de Cospedal. En total, una reducción importante de un 12% de las mismas.

En cuanto al Hospital General de Villarrobledo, la lista de espera ha bajado en un mes en 186 personas y en el último año en 469 pacientes.

Con estos datos, Herrera ha querido demostrar con datos que los gobiernos local y autonómico están mostrando su firme compromiso con una sanidad que consideran que estuvo "destrozada" durante los cuatro años de mandato del PP y de María Dolores Cospedal.