Publicada el 20 de enero de 2014
San Antón continúa llamando a los vecinos de Villarrobledo
Centenares de personas se sumaron a este acto tradicional que data del siglo XV.
A la derecha del Santo, Manuel Laguía (Presidente de la Hermandad de San Antón) y Valentín Bueno (Alcalde).A la derecha del Santo, Manuel Laguía (Presidente de la Hermandad de San Antón) y Valentín Bueno (Alcalde).Procesión de San Antón: de izquierda a derecha, Manuel Laguía, Belén Torres, Valentín Bueno, Amalia Gutiérrez y Bernardo Ortega.Procesión de San Antón: de izquierda a derecha, Manuel Laguía, Belén Torres, Valentín Bueno, Amalia Gutiérrez y Bernardo Ortega.Procesión de San Antón: de izquierda a derecha, Manuel Laguía, Belén Torres, Valentín Bueno, Amalia Gutiérrez y Bernardo Ortega.Procesión de San Antón: de izquierda a derecha, Manuel Laguía, Belén Torres, Valentín Bueno, Amalia Gutiérrez y Bernardo Ortega.
Los vecinos de Villarrobledo han vivido en el día de hoy con una amplia participación la festividad de San Antón, y se han sumado a los actos organizados por la Hermandad del mismo nombre, que ha venido en los últimos días preparando el programa religioso y festivo.
En el acto, estuvieron presentes el alcalde de la ciudad, Valentín Bueno, la senadora popular Belén Torres, la primera teniente de alcalde, Amalia Gutiérrez, el concejal de Cultura, Bernardo Ortega, y el presidente de la Hermandad de San Antón, Manuel Laguía, entre otros.
Las inmediaciones del Convento de Carmelitas, donde se venera la imagen del santo, se vieron abarrotadas un año más por vecinos que acudieron a bendecir a sus animales.
La monumental hoguera abría en la noche del sábado esta el programa de actos. Los clásicos tostones con zurra, pudieron ser degustados en esta velada, que en cada edición resulta de una gran animación por su amplia participación por parte de los vecinos de todos los barrios de la ciudad.
Al término de la procesión por las inmediaciones del Convento de Carmelitas, el alcalde de la ciudad, Valentín Bueno, agradeció a los vecinos su asistencia a este acto, en un día frio e inestable, con continuas amenazas de lluvia, e incluso de nieve.
El regidor local, dijo que un año más se ponía en valor el cariño que les tienen los vecinos a sus animales, y que en su mayor parte, conviven durante todo el año con ellos en sus domicilios.
Bueno, dijo que era un orgullo para esta ciudad ver como de nuevo cientos de personas se habían acercado a participar en esta fiesta que es una tradición viva, en la que la veneración por San Antón en Villarrobledo es muy temprana, correspondiente al siglo XV.
Esta hermandad está formada por cerca de 300 socios, y durante muchas décadas se ha encargado de mantener viva una tradición de tiempos inmemoriales.
Es una de las fiestas con mayor tradición y arraigo en Villarrobledo, donde a través del tiempo se ha vivido de muy diferentes formas, pero continúa despertando el interés de los ciudadanos, quienes se dan cita en torno a la ermita y participan en la misa, la procesión y el posterior acto de bendición de los animales, cerrándose los actos con una exhibición ecuestre de los miembros de la Asociación Amigos del Caballo y del Picadero Algaba.
En la mitad del siglo pasado, acudían incluso labradores con sus yuntas, arreglando sus caballerías con esquilado de adorno, mantas y cabezadas de lujo, realizadas para la ocasión hasta la ermita de San Antón, donde daban vueltas con ellas por la calle de San Ildefonso, hasta la ermita.
Fue a partir de los años cincuenta, con la introducción de elementos mecánicos a las distintas tareas agrícolas, cuando en las décadas siguientes esta fiesta perdió parte de su protagonismo entre los vecinos, aunque se ha sabido mantener viva prácticamente con el mismo significado de entonces.
En los últimos tiempos el trabajo llevado a cabo por los miembros de la Hermandad de San Antón, presidida por Manuel Laguía, y, contando con la participación de los integrantes de la Asociación de Amigos del Caballo de Villarrobledo, han permitido devolver a esta fiesta parte del protagonismo que tuviera entonces.